Pausar para no colapsar

 

Muchas veces nos pasa que llegamos a las vacaciones casi arrastrándonos, agotados por demás. Y aunque nos tomemos varios días, notamos que al menos necesitamos una semana para reponernos y empezar a disfrutar.

 

Qué bueno sería llegar a las vacaciones en las condiciones como para disfrutar directamente, ¿no?

 

Quizá no podamos llegar tan relajados pero tal vez sí podemos evitar llegar tan extenuados. Para poder lograrlo es fundamental darle espacio a la pausa.

 

La pausa es todo aquello que nos permite parar la cabeza, como si dijéramos parar la pelota de la vida, un ratito, unos minutos, un instante y hacer consciente el momento en el que estamos, relajarnos y descansar.

 

Si pudiéramos pausar varias veces a lo largo del día podríamos administrar mejor nuestra energía, en definitiva, de eso se trata.

 

Hay mil maneras de pausar, cada uno tiene una manera que seguramente le resulta mejor, el punto es hacerlo con consciencia. Un gran aliado es nuestro propio cuerpo, que muchas veces nos rescata de esos lugares de estrés en los que solemos entrar cual cinta sinfín.

 

En este audio les dejamos una propuesta para pausar…

 

Volver